Hitler y Mussolini, fuertes aliados.
Hitler y Mussolini, fuertes aliados.
Getty
Hitler y Goring.

Revelan como fueron los últimos días de Hitler

El FSB ruso publicó los relatos de un estrecho colaborador del líder nazi cuando estaba encarcelado en Moscú, en los que describe el ambiente que reinaba en el búnker de Berlín mientras las fuerzas aliadas se acercaban a la capital alemana.

Itamar Eichner |
Published: 10.05.23, 11:13
Varios documentos recientemente revelados y hechos públicos por el FSB de Rusia este martes, presentan un vívido relato de los últimos días de Hitler.
Los documentos, hechos públicos cuando Rusia celebraba la victoria sobre la Alemania nazi, sugieren, entre otras cosas, que el principal culpable de la Segunda Guerra Mundial y del acontecimiento del Holocausto se sintió abandonado por sus compañeros y por las personas más cercanas a él.
7 צפייה בגלריה
Hitler y Goring.
Hitler y Goring.
Hitler y Goring.
(Getty)
Los archivos consisten en los recuerdos personales de Arthur Schwartz, comandante del batallón de morteros, que fue encarcelado junto a Otto Günsche, el oficial encargado de proteger a Hitler como su guardaespaldas.
Günsche, que fue detenido en mayo de 1945, compartió con su compañero de celda su relato de primera mano sobre los últimos días de Hitler y cómo él y sus colaboradores más cercanos vivieron en un búnker en Berlín hasta su fallecimiento.
Debido a los bombardeos aéreos de las fuerzas aliadas, que se convirtieron en algo cotidiano en aquel momento, Hitler se instaló en su búnker el 16 de enero de 1945.
Su guardaespaldas vigilaba al líder nazi con su subfusil siempre a punto.
Era un búnker de impresionante construcción, con muros de 4 metros de grosor. A diferencia de la residencia principal de Hitler, conocida como el Berghof, la atmósfera dentro del búnker era mucho más tenue.
7 צפייה בגלריה
Adolf Hitler antes de que sus problemas empezaran a agravarse.
Adolf Hitler antes de que sus problemas empezaran a agravarse.
Adolf Hitler antes de que sus problemas empezaran a agravarse.
(Getty)
Dicho esto, el búnker era espacioso. Contenía 20 habitaciones, pero sorprendentemente pocos muebles. Encima del sofá había un cuadro de un paisaje holandés, y sobre el escritorio de Hitler colgaba un retrato del monarca prusiano Federico, cuya vida fue una fuente de inspiración.
En sus habitaciones privadas había una caja fuerte y un balón de oxígeno, por si el sistema de ventilación funcionaba mal o se liberaba gas venenoso dentro del búnker.
A pesar del consenso general de que los esfuerzos bélicos eran en vano, el propio Hitler estaba convencido de que la intervención divina acudiría de algún modo en su rescate, del mismo modo que pudo sobrevivir al intento de asesinato del 20 de julio de 1944.
Según relató desde su celda de la prisión de Moscú en mayo de 1945, Günsche pontificó amargamente al coronel Schwartz que mucha gente había dejado de creer en la victoria de la Alemania nazi y había dado la espalda a su líder, aunque él mismo había permanecido leal hasta el amargo final.
7 צפייה בגלריה
Uno de los documentos descubiertos.
Uno de los documentos descubiertos.
Uno de los documentos descubiertos.
(FSB)
Al comenzar el asalto final a Berlín el 16 de abril de 1945, el estado de ánimo general dentro del búnker empezó a decaer. Este cambio se manifestó incluso en el aspecto exterior de Hitle ya que era cada vez más descuidado y a menudo pedía más tartas, cuyas migas eran visibles, y su infame bigote.
Hablando incesantemente de las supuestas atrocidades que les sobrevendrían a ellos y a sus familias a manos del Ejército Rojo, la propaganda de Joseph Goebbels llamaba a todos los alemanes a resistir y a permanecer al lado del Tercer Reich.
Según los recuerdos de su guardaespaldas, Adolf Hitler mantuvo su estilo de vida habitual hasta sus últimos días. Trabajador mayoritariamente nocturno, solía dormir hasta la una de la tarde, después desayunaba y seguía con su habitual ronda de reuniones.
Hacia las 16.30 horas, Hitler recibía informes sobre la situación en el frente. Hacia las 21:00 o 22:00 horas cenaba, descansaba hasta la medianoche y volvía a discutir sobre la campaña militar hasta las 2:00 horas.
El propio Hitler evitaba consumir cualquier tipo de carne o ave, fuera de eventos formales especiales. Aunque evitaba las bebidas alcohólicas, de vez en cuando ordenaba a sus subordinados que trajeran coñac a la mesa.
7 צפייה בגלריה
Hitler y Mussolini, fuertes aliados.
Hitler y Mussolini, fuertes aliados.
Hitler y Mussolini, fuertes aliados.
(Getty)
El 20 de abril, día del cumpleaños de Hitler, altos oficiales nazis como Herman Göring, Martin Berman, Wilhelm Keitel y Heinrich Himmler lo felicitaban en su bunker. El ministro de Propaganda, Goebbels, y su familia, incluidos su mujer y sus seis hijos, estuvieron al lado de Hitler hasta el último momento.
Göring, convencido de que Hitler ya no era capaz de tomar las decisiones independientes necesarias, se declaró sucesor el 22 de abril. Seis días más tarde, Hitler sufrió otro golpe al enterarse de que el jefe de las SS, Himmler, estaba intentando negociar los términos de la rendición en nombre de la Alemania nazi.
Por eso, emitió una directiva diciendo que, bajo ninguna circunstancia, se dejaría atrapar vivo o muerto, incluso antes de que los soldados del Ejército Rojo comenzaran a asaltar Berlín.
El propio Hitler creía que la Alemania nazi era todavía salvable hasta el último momento, sólo su guardaespaldas privado y el oficial superior Wilhelm Borgdorf seguían en Berlín. La mayoría de los altos mandos del Tercer Reich consiguieron huir de la capital alemana en sus coches antes de que el Ejército Rojo y las fuerzas aliadas la rodearan.
7 צפייה בגלריה
 Postal con Adolf Hitler.
 Postal con Adolf Hitler.
Postal con Adolf Hitler.
(Bidspirit)
Fue el 28 de abril cuando, por orden de Hitler, Tank introdujo en el búnker a un empleado oficial para facilitar el registro oficial de su matrimonio con Eva Braun. Günsche habló con respeto de Braun, señalando que, además de su bello aspecto exterior, era, por encima de todo, una "buena persona, humilde y educada".
Hitler se consideraba en cierto modo una persona mística, señalando que tomó la decisión de casarse sólo por su plan de suicidio. Tanto Hitler como Braun firmaron un formulario que contenía una línea en la que se señalaba que ambos eran de ascendencia aria, libres de cualquier enfermedad hereditaria.
Fue un día después de su boda cuando se produjeron dos acontecimientos significativos que aceleraron el fallecimiento de Hitler.
7 צפייה בגלריה
Hitler Postal
Hitler Postal
Postal de Hitler.
(Ynet)
El general de las SS Wilhelm Mohnke, que acudió al búnker, informó de que la munición se estaba agotando y con la enorme presión ejercida por el enemigo, el general tenía una sombría predicción: "Probablemente duraríamos hasta el final del día, Mein Fuhrer, pero no más".
La segunda noticia fue enterarse de que Benito Mussolini, uno de los aliados más notables de Hitler, había muerto. Hitler mandó entonces envenenar a su pastor alemán, Blondi, por miedo a que cayera cautiva de las fuerzas soviéticas que se acercaban rápidamente.
En la mañana del 30 de abril, Eva Braun invitó a Hitler a salir del búnker para contemplar el sol por última vez. Pero debido al intenso bombardeo de artillería, él se negó.
El piloto de Hitler señaló que, a pesar de estar dispuesto a sacar al líder nazi de Berlín en un avión cargado de combustible, Hitler se negó, pero le agradeció su leal servicio pocas horas antes de quitarse la vida.
7 צפייה בגלריה
Objetos Hitler
Objetos Hitler
Objetos de Hitler.
(Ynet)
El piloto también recordó cómo había envejecido Hitler y cómo su nerviosismo se manifestaba, entre otras cosas, con unas manos temblorosas.
El propio Otto Günsche fue capturado el 2 de mayo. Fue llevado a Moscú, donde dio a los oficiales del Ejército Rojo un relato detallado de las circunstancias que rodearon el fallecimiento de Adolf Hitler.
El 15 de mayo de 1950 fue condenado a 25 años en un campo de trabajo.
Comentarios 0