Un terrorista palestino durante la masacre de Múnich.
Un terrorista palestino durante la masacre de Múnich.
AP
Yael Man.

Falleció Yael Man, una leyenda del Mossad

Fue la heroína silenciosa de la operación “Primavera de la Juventud” en 1973. La mujer del servicio de inteligencia israelí operó en Beirut simulando ser guionista y obtuvo información precisa sobre el paradero de los terroristas responsables de la masacre en los Juegos Olímpicos de Múnich. Murió el viernes a los 85 años. Su historia.

Ronen Bergman - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 29.08.21, 12:51
Yael demostró ser una agente espectacular y con mucho talento que sabía cómo usar su actitud calma y su apariencia atractiva como un arma poderosa
Durante la conmoción general en Beirut que siguió a los dramáticos acontecimientos ocurridos en horas de la noche, nadie notó a la mujer delgada que llegó a la oficina de correos de la calle Madame Curie el 10 de abril de 1973 y pidió enviar una carta urgente en inglés.
"Querido Emil", escribió, "al principio pensé que se trataba de disparos de alegría, como acostumbran hacer los árabes en eventos felices, pero algo en ese ruido no coincidía con la alegría. Entré en pánico. Estos terribles israelíes ... tal batalla en un vecindario tan tranquilo y hermoso, con gente tan educada y agradable”.
Yael le informó a Emil que quería ir con él de vacaciones para relajarse. Envió la carta y salió, despidiéndose de algunos conocidos locales. La empleada postal no sabía que en secreto agregó: "Fue un gran espectáculo anoche. Bien hecho".
Su historia de cobertura le permitió deambular libremente por casi cualquier lugar del país. Recorrió posibles áreas de aterrizaje y zonas cercanas a los edificios de los objetivos: los terroristas responsables de la masacre de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich
La noche anterior, el Escuadrón de Reconocimiento del Estado Mayor del ejército israelí, el Escuadrón 13, y otras fuerzas de comando habían llegado al Líbano y llevaron a cabo una de las misiones antiterroristas más famosas de la historia: la operación “Primavera de la Juventud”. En aquella oportunidad, los combatientes, bajo el mando de Ehud Barak, sabían cómo llegar a los apartamentos de tres altos funcionarios de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), sabían que estaban a salvo en casa, y también conocían las rutas de acceso y escape, la comisaría y los guardias. Y todo gracias a la misma mujer, Yael Man.
Nació en Canadá en 1936 y creció en Nueva Jersey, Estados Unidos. Era miembro de una familia judía que no tenía ninguna conexión con Israel. Con el tiempo, decidió que "el verdadero sionismo implica la inmigración a Israel", por lo que fue al Estado judío y encontró un trabajo como programadora de computadoras. Constantemente compartía con la gente que "hay que hacer todo lo posible para ayudar a un país pequeño amenazado por naciones grandes que no lo quieren".
La noticia llegó al Mossad y la organización la reclutó. Yael demostró ser una agente espectacular y con mucho talento que sabía cómo usar su actitud calma y su apariencia atractiva como un arma poderosa. Los agentes de Yael, apodados "Nielsen", le crearon una historia de cobertura para que simulara ser una guionista que había llegado al Líbano para escribir una serie de televisión sobre la vida de una activista política y social británica del siglo XIX, que también había vivido en el Líbano y Siria. Consiguió un contrato de desarrollo de guiones de una productora de Gran Bretaña, viajó al Líbano y rápidamente consiguió amigos, locales y extranjeros, que aceptaron ayudarla en la investigación para realizar la serie.
3 צפייה בגלריה
Operación "Primavera de la Juventud".
Operación "Primavera de la Juventud".
Operación "Primavera de la Juventud".
(AP)
Man llevó a cabo innumerables operaciones durante 15 largos años, y todas terminaron sin problemas
Operación “Primavera de la Juventud”
Su historia de cobertura le permitió deambular libremente por casi cualquier lugar del país. Recorrió posibles áreas de aterrizaje y zonas cercanas a los edificios de los objetivos: los terroristas responsables de la masacre de atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich. Tenía una cámara en su bolso, que activaba desde afuera presionando un interruptor. La playa a la que irían los terroristas, clic; la interfaz de área de la compañía telefónica libanesa, que tal vez deberían hacer estallar para evitar un pedido de refuerzos, clic. El edificio donde vivían los terroristas, clic.
Los expedientes elaborados por el Mossad estaban cargados de una gran cantidad de información. Es fácil quedar impresionado por la profundidad de los detalles y el esfuerzo requerido para producir estos datos en el período anterior a Google Earth o cualquier otro medio tecnológico avanzado.
"La decisión de Mike Harari (jefe de la unidad de Cesarea en el Mossad) y Yael sobre cómo actuar una vez finalizada la operación fue dramática", dijo el general de brigada (res.) Yiftach Reicher-Atir, quien fue subcomandante de la unidad de élite Sayeret Matkal de las FDI y luego jefe de operaciones especiales del ejército. “Los agentes suelen huir al final de una operación por temor a ser capturados. Sin embargo, si Yael se iba con los combatientes, su historia de cobertura sería descubierta, por lo que se quedó”, agregó.
3 צפייה בגלריה
Un terrorista palestino durante la masacre de Múnich.
Un terrorista palestino durante la masacre de Múnich.
Un terrorista palestino durante la masacre de Múnich.
(AP)
Después de unos días, ella abandonó el Líbano. "Cuando el avión despegó y las ruedas se desprendieron del suelo, me relajé en el asiento", dijo Yael a Efrat Mess, quien escribió un libro con ella sobre sus experiencias en la operación “Primavera de la Juventid”. "Sentí cómo la tensión desaparecía. Cuando aterricé en Londres, me costó levantarme”, añadió.
Man salió de Londres una semana después y, cuando llegó a Israel, fue recibida con honores en la residencia de la primera ministra Golda Meir. Su valiente decisión de no abandonar Beirut le permitió tener una gloriosa carrera de espionaje. Ella fue una leyenda en su vida. Algunos miembros del Mossad dicen que fue la agente que realizó más operaciones en países considerados en la agencia como “objetivos”.
Man llevó a cabo innumerables operaciones durante 15 largos años, y todas terminaron sin problemas. No es mucho lo que se puede decir sobre la tarea de Yael en otras misiones. "Además de ser una heroína, motivada, disciplinada, modesta, tranquila y práctica", dijo Reicher-Atir, "comprendió la historia de cobertura con más profundidad que nadie".
Man dejó de trabajar para el Mossad a fines de la década de 1980. Se casó a una edad relativamente avanzada con su maestro de hebreo y vivió con él hasta el viernes pasado, cuando falleció, tres meses antes de cumplir 85 años.
Comentarios 0