Soroka Medical Center en Beer Sheva.
Soroka Medical Center, uno de los hospitales donde trabajarán los médicos recién llegados.
Shutterstock
Médicos de la Comunidad de Estados Independientes que se incorporarán al sistema de salud de Israel en la lucha contra la pandemia.

Treinta médicos emigraron a Israel para unirse a la guerra contra el coronavirus

“Queremos hacer nuestro aporte al esfuerzo nacional en la lucha contra el coronavirus”. Los médicos provenientes de países de la ex Unión Soviética esperan la certificación por parte del Ministerio de Salud de Israel para sumarse a la lucha contra la pandemia. Llegaron a Israel en el marco del programa MASA y se integrarán a los equipos de los hospitales Soroka y Rambam.

Riki Carmi - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 09.06.20 , 15:33
Treinta médicos de la Comunidad de Estados Independientes (CEI, ex Unión Soviética) decidieron dejar todo, emigrar y unirse al sistema de salud israelí para luchar contra el coronavirus.
Los profesionales de la medicina viven actualmente en Beerseba como parte del programa Masa, y esperan la certificación del Ministerio de Salud para trabajar a tiempo completo en los hospitales Soroka y Rambam.
Esta semana recibieron por parte del Estado de Israel su documento de identificación. Tenían estipulado por estos días poder completar la certificación del Ministerio de Salud, pero la epidemia de coronavirus retrasó los exámenes para agosto.
Foto 1: Médicos de la Comunidad de Estados Independientes que se incorporarán al sistema de salud de Israel en la lucha contra la pandemia. Foto 1: Médicos de la Comunidad de Estados Independientes que se incorporarán al sistema de salud de Israel en la lucha contra la pandemia.
Médicos de la Comunidad de Estados Independientes que se incorporarán al sistema de salud de Israel en la lucha contra la pandemia.
(Masá)
“Vinimos a Israel por motivos sionistas y para rendir los exámenes de admisión que nos habilitarán para trabajar como médicos en el país”, contó la doctora Natalia Oskotsky, de 26 años, que llegó de Ucrania hace ocho meses y se incorporó al programa para profesionales de la medicina de Masá. “Realmente queremos ayudar al esfuerzo nacional en la lucha contra la propagación del coronavirus”, señaló.
Oskotsky trabajó durante seis meses como cirujana de corazón en un hospital en Ucrania, pero dice que sus intensos sentimientos por Israel la incentivaron a mudarse junto a su esposo, también médico y participante del programa, con dos años de experiencia como cirujano vascular. Por el momento aprovechan su tiempo para estudiar para los exámenes de certificación.
La organización Masá lleva 12 años ejecutando el programa de formación para médicos. Todos los años llegan a ella unos 100 profesionales de países de habla rusa, que finalmente migran a Israel.
El programa está diseñado para asistir a los participantes en su integración al sistema de salud israelí, dada la escasez de médicos existente. El plan incluye clases de hebreo y un curso diseñado para la preparación de los exámenes de certificación para el ejercicio de la medicina en Israel.
Ofer Gutman, director ejecutivo de la organización Masá, contó que el coronavirus también trajo consigo algunos efectos positivos, como el incentivo de muchos para ir a vivir a Israel. “Solamente en los últimos dos meses, 750 participantes de Masa eligieron mudarse a Israel cuando terminen sus programas de capacitación”, destacó. “Entre ellos hay médicos, maestros, economistas y especialistas en alta tecnología de Estados Unidos, Francia y Rusia. Nos enorgullece en particular la llegada de médicos que eligen migrar a Israel por motivos sionistas y unirse al esfuerzo nacional del sistema de salud israelí y esta vez como ciudadanos de pleno derecho”, enfatizó Gutman

Comentarios 0