Niños con celular
Los niños están permanentemente expuestos a recibir información.
Ynet
Los niños reciben información inmediata desde diferentes medios

¿Cómo hablar con los niños sobre el coronavirus?

La constante información mediática hace que los más pequeños escuchen sobre el pánico generalizado en todo el mundo. ¿Cómo referirse al tema sin asustarlos?

Efrat Munshri Goren - Adaptado por Michelle Dreifus |
Published: 02.13.20 , 18:25
Las actualizaciones sobre la propagación de la epidemia se han convertido en el tema del día. El mundo se ha vuelto más cercano que nunca, y nos expone a duras imágenes de personas encerradas en sus hogares, o ciudades vacías, en las que no se puede salir a la calle.
Si en el pasado debíamos esperar por la prensa para saber lo que estaba sucediendo en el mundo, hoy la cobertura es inmediata, y por parte de los mismos protagonistas.
La ventaja puede ser la inmediatez en la información que recibimos, pero a su vez también es una desventaja. Con la gran cobertura también llegan teorías conspirativas y rumores alarmantes. Es difícil discernir lo que es real de lo que es un rumor. Todo se mezcla en la gran cantidad de mensajes que nos llegan permanentemente.
Niño mirando televisiónNiño mirando televisión
Los niños reciben información inmediata desde diferentes medios
(shutterstock)
¿Cuánto debemos compartir con los niños? ¿Cómo responder a sus preguntas y explicarles el nuevo pánico?
Hable a la altura de los ojos
Trate las noticias según la edad del niño. ¿Cómo se ajusta exactamente el contenido apropiado para la edad? Es importante responder brevemente y no elaborar, sino permitir que el niño haga preguntas y escuche lo que le interesa.
Niños en edad preescolar: es aconsejable no exponerlos a las noticias, ni hablar sobre el tema. Si surgen preguntas, se puede explicar en general sobre el virus y la higiene. No se recomienda que vean imágenes o videos, ya que pueden asustarlos. Se debe abordar la importancia del lavado de manos, y hablar sobre la gripe en general.
Niños en escuela primaria: ésta es la edad en la que los niños escuchan sobre el virus y el temor en todo el mundo. Es importante mirar televisión con ellos y no dejarlos expuestos solos a las noticias, así como también enfatizar en la ubicación distante de lo que observan.
Se puede mostrar el mapa del mundo y así observar la lejanía del país en el que se encuentran, lo que convierte los temores sobre el virus en una interesante lección de geografía y cultura.
Adolescentes: los adolescentes no siempre quieren compartir o hablar, lo que no significa que no tengan miedo o no piensen en las cosas. Aquí es trabajo de los padres abrir la discusión sobre el tema y escucharlos.
Coronavirus Coronavirus
Es importante decir la verdad, sin generar pánico en los más pequeños
(AFP)
¿Qué no se debe hacer?
Antes de convertirse en experto y explicar a los niños sobre el virus y las formas de infectarse, deténgase por un momento y verifique qué tan interesante es el tema para ellos. Algunos querrán escuchar, pero otros sólo dirán que la epidemia no está en su país, y lo ven como algo muy lejano. No debes contar a los niños más de lo que les importa.
No ignore la situación: el virus estalló en China pero puede llegar a cualquier lugar. Los niños escuchan y ven noticias, y son conscientes de lo que sucede. No lo ignore, puede preguntarles si les interesa o ver las noticias con ellos.
No mienta: se supone que los niños entienden la realidad a través de nuestros ojos, y es importante que sepan que les estamos diciendo la verdad. Las preguntas pueden responderse y explicarse, sin generar miedo.
Diga la verdad: consulte los datos aprobados del Ministerio de Salud y las pautas del organismo. Responda a los niños y explique qué puede hacer el virus, y por qué la preocupación global. Todo de forma honesta y con un lenguaje apropiado para los más pequeños.
Se les puede permitir tener miedo: tendemos a proteger a los niños y explicarles que no hay nada de lo que temer. No descarte sus sentimientos. Es necesario legitimar los miedos y escucharlos.
Organizarse sin presión: algunos padres han decidido comprar máscaras y guantes, para que puedan estar organizados "por las dudas". Si esto te ayuda personalmente a relajarte, está bien, pero no contagies a los niños con tus ansiedades. * La escritora es orientadora para padres y cuenta con una maestría en educación.
Comentarios 0