Sala de atención por coronavirus en el hospital Ichilov.
Sala de atención por coronavirus en el Hospital Ichilov de Tel Aviv.
TPS
Sala de coronavirus en el hospital Rambam, en Haifa.

Las dificultades de los hospitales israelíes por el aumento de casos graves de COVID-19

Muchas instituciones médicas afirman que la ola actual de internaciones es especialmente brutal, y muchos carecen de personal para tratar a los pacientes debido a que los mismos empleados se infectan o deben aislarse.

Adir Yanko - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 11.01.21 , 08:50
Junto con el aumento continuo de las infecciones y muertes por coronavirus, los hospitales de Israel están en la primera línea de la pandemia, pero la tarea del personal médico se torna cada vez más compleja debido a las salas de COVID-19 desbordadas, al exceso de trabajo y a la falta de trabajadores debido a que ellos mismos contraen la enfermedad o deben aislarse.
Según el Ministerio de Salud, 1.033 pacientes se encuentran internados en grave estado, 244 de ellos reciben asistencia respiratoria mecánica.
A modo de comparación, el mayor número de casos graves en la segunda ola de infección fue de 898.
Sala de coronavirus en el hospital Rambam, en Haifa.Sala de coronavirus en el hospital Rambam, en Haifa.
Sala de coronavirus en el hospital Rambam, en Haifa.
(Rambam)
"La situación es difícil", dijo el profesor Zvi Friedlander, director de medicina interna del Centro Médico Hadassah en Jerusalem.
"Estamos abriendo más y más salas de coronavirus. El número de hospitalizaciones se acerca al pico de la segunda ola y ahora es de más de 130. Durante la última ola llegamos a 150 pero ahora ese número sigue aumentando. Muchos de los pacientes se encuentran en estado grave y, lamentablemente, algunos de ellos también mueren", agregó Friedlander.
El profesor manifestó que a diferencia de la primera ola del virus, que registró un número bastante bajo de hospitalizaciones a pesar de los temores iniciales, la segunda y tercera olas han visto aumentos correspondientes en las hospitalizaciones, con muchos de los pacientes en estado grave.
"Es más difícil para los médicos internos", expresó. "Personas con familias y niños que se ven obligadas a trabajar tan duro y que a menudo no pueden ayudar a sus pacientes. Es una carga muy pesada", añadió.
La doctora Bibiana Hazan, directora de la unidad de enfermedades infecciosas del Centro Médico Emek en Afula, señaló que el aumento de pacientes hospitalizados con coronavirus está en constante cambio.
El profesor Zvi Friedlander con el personal médico en el Centro Médico Hadassa de Jerusalem.El profesor Zvi Friedlander con el personal médico en el Centro Médico Hadassa de Jerusalem.
El profesor Zvi Friedlander con el personal médico en el Centro Médico Hadassa de Jerusalem.
(Amit Shabi)
"El número de pacientes y los que están conectados a respiradores artificiales cambia todo el tiempo", dijo.
"Nuestras dos salas de coronavirus están llenas. Además del tratamiento desafiante de los pacientes en grave estado, por supuesto, también está el tratamiento de otros pacientes que están mejorando pero que también requieren una atención especial ya que su condición puede cambiar muy rápidamente", añadió.
Hazan sostuvo que la tasa de contagio en el área no sólo está afectando la cantidad de pacientes, sino también al personal.
"Estamos en un punto crítico de infección y gran parte de nuestro personal vive aquí. Estamos experimentando una morbilidad grave entre el personal no solo dentro del hospital, sino también fuera de él", aseguró.
"Nos faltan muchos trabajadores porque están en cuarentena o han dado positivo por coronavirus. Tenemos 180 empleados en aislamiento, lo cual es una locura. De seis a siete por ciento de nuestro personal está aislado y sigue creciendo cada día", advirtió.
Hazan explicó que debido a la cantidad de pacientes, el hospital está considerando la posibilidad de abrir una tercera sala de coronavirus.
Sala subterránea de coronavirus en el Centro Médico Rabin de Petah Tikva.Sala subterránea de coronavirus en el Centro Médico Rabin de Petah Tikva.
Sala subterránea de coronavirus en el Centro Médico Rabin de Petah Tikva.
(Centro Médico Rabin)
Además, dijo, el hospital ha pedido al Ministerio de Salud que transfiera a los pacientes a centros médicos en el centro de Israel, que están menos sobrecargados.
"La periferia siempre tiene menos personal que el centro, y ahora la carga es enorme", expresó.
Pero el profesor Alon Grossman, jefe de la sala subterránea de coronavirus en el Centro Médico Rabin en Petah Tikva, cerca de Tel Aviv, manifestó que la semana pasada también ha sido particularmente difícil para el hospital.
"El Centro Médico Rabin tiene la mayor cantidad de pacientes con coronavirus fuera de Jerusalem", aseveró. "Recibimos a más de 100 pacientes la semana pasada y muchos de ellos sucumbieron a la enfermedad", agregó.
Grossman también destacó la diferencia en el número de pacientes en las tres oleadas de infección.
"Durante la segunda ola ni siquiera nos acercamos al número que estamos viendo ahora", dijo.
Comentarios 0