Personal médico conversa dentro de la sala COVID en el hospital Beilinson en Petah Tikva.
Personal médico conversa dentro de la sala COVID en el hospital Beilinson en Petah Tikva.
Reuters
Una mascarilla con una bandera israelí impresa.

Las ventajas de seguir usando mascarillas

La supresión del mandato es sin duda un respiro para muchos, pero para otros es motivo de preocupación, y aunque la mayoría de la población no pertenece a los grupos de riesgo, sigue habiendo varias razones para seguir usándolas.

Dr. Itay Gal - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 29.04.22, 14:26
Aunque Israel levantó oficialmente el mandato de utilizar mascarillas en la mayoría de los espacios cerrados, sigue habiendo muchas razones para no desecharlas por completo, al menos según los expertos en salud.
Estas son cinco razones para seguir usando barbijo en lugares públicos:
5 צפייה בגלריה
Barbijo Israel
Barbijo Israel
Una mascarilla con una bandera israelí impresa.
(Shutterstock)
1. Las infecciones por COVID-19 aumentan en otros países
En todo el mundo, no hay consenso sobre el mandato. En algunos países, como Estados Unidos, no es obligatorio el uso en lugares públicos, mientras que en Europa siguen siendo obligatorias en la mayoría.
En Israel, antes de la Pascua se produjo un ligero descenso de la tasa de infección, mientras que la cifra de reproducción (que ya no es exacta, debido a la drástica reducción de pruebas) se situaba en 0,7. Sin embargo, hacia el final de las vacaciones, el número R -que indica cuántas personas infecta de media un solo paciente- subió a 0,75.
Aunque este número se mantiene por debajo de 1 e indica que la propagación del coronavirus en una comunidad está contenida, una nueva variante más agresiva puede cambiar la situación.
5 צפייה בגלריה
Israel Barbijo Paseo
Israel Barbijo Paseo
Los barbijos, parte de la vida cotidiana en Israel.
(AFP)
2. Aún se puede infectar a quienes forman parte de los grupos de riesgo
Los grupos de riesgo son los bebés, ancianos, mujeres embarazadas y personas con un sistema inmunitario debilitado. Algunos de ellos no pueden ser identificados tan fácilmente, especialmente los jóvenes con enfermedades subyacentes que parecen sanos.
En este momento, con el coronavirus en marcha y los datos de infección del Ministerio de Salud siendo sólo parciales, es una buena idea seguir usando máscaras en lugares cerrados con grandes reuniones, y cuidar a los grupos de riesgo.
3. Las probabilidades de contraer COVID continúan incluso después de la recuperación
Hay más pruebas que sugieren que, aunque la enfermedad sea leve y no se esté en un grupo de riesgo, se pueden sufrir efectos a largo plazo. Hasta la fecha se notificaron más de 200 síntomas diferentes, algunos de los cuales duran meses. Un estudio reciente descubrió que un tercio de las personas que padecieron el virus informaron haberse "recuperado completamente" recién un año después.
5 צפייה בגלריה
Un pasajero viaja en autobús sin el barbijo puesto, a pesar de la obligación de usarlo.
Un pasajero viaja en autobús sin el barbijo puesto, a pesar de la obligación de usarlo.
Un pasajero viaja en autobús sin el barbijo puesto.
(Nadav Abas)
Los síntomas del coronavirus a largo plazo varían en su gravedad y los más comunes, que pueden aparecer tanto semanas como meses después de que estés totalmente recuperado, incluyen debilidad, fatiga, dolor muscular, inflamación de las articulaciones, problemas de memoria e incluso síntomas de coágulos sanguíneos que pueden aparecer meses después de la aparente recuperación.
Por lo tanto, aunque las variantes actuales tienden a causar una enfermedad relativamente leve en comparación con las cepas anteriores, el riesgo de síntomas a largo plazo puede dañar gravemente la calidad de vida, y a veces incluso ponerla en peligro.
4. Siendo el único con el barbijo puesto, disminuís las posibilidades de ser infectado
Un estudio publicado en la revista PNAS en diciembre de 2021, demostró que una persona con mascarilla quirúrgica sólo estaría protegida en un 10% después de estar cerca de una persona infectada con COVID durante media hora, incluso si se mantiene a dos metros de distancia.
Por otro lado, una persona que lleve una mascarilla N95 estará protegida en un 80%, incluso después de pasar una hora con un paciente con COVID.
5 צפייה בגלריה
Barbijo
Barbijo
Un peatón israelí pasea con su barbijo.
(Moti Kimchi)
Otro estudio publicado por los CDC de EE.UU. el pasado mes de febrero indica que las personas que usan la N95 en espacios cerrados, tenían un riesgo reducido de infectarse en un 93% en comparación con las personas que declararon no llevan mascarilla.
También los que dijeron llevar una mascarilla quirúrgica tenían un 66% menos de probabilidades de contraer una infección, y los que llevaban una de tela tenían un riesgo reducido del 56%. Sin embargo, investigadores asumieron que quienes llevan mascarilla tienden a ser más cuidadosos, a mantener una mayor higiene y a evitar los lugares demasiado concurridos.
5. Los barbijos demostraron ser eficaces contra otras enfermedades
5 צפייה בגלריה
Personal médico en una sala de coronavirus del Hospital Rambam de Haifa en febrero.
Personal médico en una sala de coronavirus del Hospital Rambam de Haifa en febrero.
Personal médico en una sala de coronavirus del Hospital Rambam de Haifa en febrero.
(Gil Nehushtan)
El uso de mascarillas durante los dos últimos años no sólo protegieron al público contra el virus, sino que también redujo considerablemente la posibilidad de contraer otras enfermedades infecciosas. Por ejemplo, hace un año no se registró ningún caso de gripe, fenómeno que se atribuye a una tasa de vacunación relativamente alta y a la obligación de llevar mascarilla.
Según las estimaciones, el COVID-19 durará al menos hasta 2024. La contención de la pandemia suele producirse una vez alcanzada la inmunidad de rebaño, y para ello hay que vacunar al 90% de la población mundial.
Pero hasta que lleguen al mercado vacunas adaptadas a la cepa Ómicron, junto con la aprobación de vacunas para bebés, faltan bastantes meses más de vida conviviendo con la pandemia.
Comentarios 0