Dosis de una vacuna contra el COVID-19.
Dosis de una vacuna contra el COVID-19.
Reuters
Cápsulas de Molnupiravir.

Por qué las opciones de tratamiento de COVID-19 siguen siendo tan difíciles de alcanzar

Investigadores israelíes de la Universidad Hebrea, que trabajan en la reutilización de medicamentos aprobados existentes para tratar el COVID-19, citan la falta de recursos y dicen que el coronavirus es muy difícil de precisar.

TheMediaLine - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 08.10.21, 10:27
El molnupiravir está siendo aclamado como un avance potencial en la lucha mundial contra el COVID-19. Se ha descubierto que la nueva píldora antiviral, desarrollada por el gigante farmacéutico Merck & Co., trata eficazmente los casos leves y moderados, reduciendo a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte.
Inmediatamente después de los resultados de su ensayo de fase III, Merck anunció que buscaría la autorización para su uso de emergencia de Estados Unidos. Si se aprueba, el molnupiravir se convertiría en el primer medicamento antiviral oral para COVID-19 y podría marcar un punto de inflexión en casi dos años en una pandemia que ha costado millones de vidas.
4 צפייה בגלריה
Cápsulas de Molnupiravir.
Cápsulas de Molnupiravir.
Cápsulas de Molnupiravir.
(Gentileza)
Entonces, ¿por qué se ha tardado tanto en desarrollar un tratamiento eficaz y sencillo? Según Shy Arkin, profesor de bioquímica estructural en la Universidad Hebrea de Jerusalem, el procedimiento es bastante complicado.
"Los virus son bastante engañosos –señaló Arkin–. Hay muchos virus que aún no tienen vacunas a pesar de nuestros mejores esfuerzos. El VIH es un buen ejemplo y la hepatitis C es otro. Pero para ambos tenemos drogas. Luego hay otros virus para los que tenemos vacunas y no tenemos medicamentos."
Arkin y un equipo de investigadores están trabajando en la reutilización de medicamentos aprobados existentes para tratar COVID-19. Ya han examinado aproximadamente 3.000 medicamentos diferentes en un laboratorio y han identificado tres "muy buenos candidatos".
El primero, darapladib, fue desarrollado originalmente por GlaxoSmithKline para tratar la aterosclerosis, pero fracasó en los ensayos de fase III después de que se descubrió que no era eficaz contra esa enfermedad.
4 צפייה בגלריה
Dosis de una vacuna contra el COVID-19.
Dosis de una vacuna contra el COVID-19.
Dosis de una vacuna contra el COVID-19.
(Reuters)
Arkin descubrió recientemente que inhibe la actividad viral en células de tejido infectadas con COVID. "Es seguro de usar, pero no fue eficaz contra la aterosclerosis", dijo Arkin.
El segundo medicamento que resultó ser efectivo se llama flumatinib, un medicamento contra el cáncer que sólo está aprobado en China.
Hasta ahora, dijo Arkin, tanto el darapladib como el flumatinib parecen ser "igual de efectivos" que el molnupiravir en el tratamiento del COVID-19; sin embargo, quedan por hacer más investigaciones. Específicamente, el equipo de la Universidad Hebrea comenzará ensayos con modelos animales en los próximos días para confirmar sus resultados iniciales.
"Los dos medicamentos que hemos identificado eran conocidos por nosotros y nuestro examen básicamente terminó hace aproximadamente un año", dijo Arkin. “Pero sólo hay un sitio en Israel que puede realizar estos experimentos, por lo que necesitábamos ir al extranjero y la cantidad de organizaciones de investigación por contrato que realmente pueden realizarlos es literalmente un puñado. … Merck, con sus infinitos recursos, obviamente puede moverse mucho más rápido que nosotros."
4 צפייה בגלריה
Profesor Yaakov Nahmias (izquierda) de la Universidad Hebrea de Jerusalem.
Profesor Yaakov Nahmias (izquierda) de la Universidad Hebrea de Jerusalem.
Profesor Yaakov Nahmias (izquierda) de la Universidad Hebrea de Jerusalem.
(Gentileza)
“El gobierno de Estados Unidos invirtió enormes cantidades de recursos en el desarrollo de vacunas, y escasos recursos, si es que hubo alguno, en el desarrollo de fármacos”
Al igual que Arkin, otros investigadores israelíes que trabajan en el desarrollo de tratamientos COVID también citaron la dificultad de inmovilizar el virus. "Cuando se intenta estudiar COVID-19 y se trata de preguntar si su medicamento tiene algún efecto, todos los estudios que se llevan a cabo en pacientes leves o medianos no podrán mostrar importancia", señaló el profesor Yaakov Nahmias, director del Centro Grass de Bioingeniería de la Universidad Hebrea de Jerusalem.
"La mayoría de estos pacientes se recuperarán de todos modos", explicó Nahmias. “Estos [pacientes] en realidad no necesitan ser hospitalizados y pueden recibir tratamiento con antibióticos y ser dados de alta. Los únicos pacientes que realmente necesitan ser hospitalizados son aquellos que requieren asistencia respiratoria, cuando sus niveles de oxígeno en la sangre caen por debajo de 93%".
Si bien la gran mayoría de los que contraen COVID terminan con una enfermedad leve o moderada, Nahmias y su equipo han decidido centrar sus esfuerzos por completo en los casos graves.
4 צפייה בגלריה
Pruebas de laboratorio en la investigación del coronavirus.
Pruebas de laboratorio en la investigación del coronavirus.
Pruebas de laboratorio en la investigación del coronavirus.
(Reuters)
En un estudio clínico intervencionista abierto iniciado por un investigador cuyos hallazgos se publicaron a fines de agosto, Nahmias y su equipo administraron 145 mg / día de Tricor (fenofibrato) a 15 pacientes hospitalizados con COVID-19 grave durante un período de 10 días y monitoreó repetidamente la progresión de su enfermedad.
Los resultados clínicos del estudio fueron concluyentes: 14 de 15 pacientes, o el 93,3%, ya no requirieron asistencia respiratoria después de cinco a siete días de tratamiento, en comparación con el 28,5% de los pacientes en un grupo de control histórico. El último paciente también finalmente se recuperó y terminó siendo dado de alta algún tiempo después.
"Lo que vimos es que sus marcadores inflamatorios disminuyeron muy, muy rápido", comentó Nahmias. “Dentro de las 48 horas posteriores a la recepción del medicamento, simplemente no tenían inflamación en absoluto", agregó.
Si bien los primeros resultados para Tricor son muy prometedores, se deben completar más estudios antes de que el medicamento esté más disponible como tratamiento anti COVID. De hecho, los ensayos clínicos de fase III están programados para completarse dentro de varios meses.
Comentarios 0