Dispositivo
Es el duodécimo hospital del mundo que ha adquirido el aparato.
Ynet
El dispositivo reduce el número de radiaciones que va a necesitar el paciente.

Radiación focalizada: el aparato que salvará muchas vidas en Israel

Llegó por primera vez a Israel un dispositivo que mejorará y hasta curará la vida de muchos enfermos de cáncer.

Inbal Toizer - Adaptado por Beatriz Oberlander |
Updated: 29.11.19 , 19:17
Una tecnología especial, que adquirió el Hospital Asuta de Israel, lleva a cabo radiaciones focalizadas sin causar daño a órganos sanos, al tiempo que elimina el tumor. Este dispositivo es uno de los instrumentos de radiación más avanzados del mundo, que incorpora un examen de Imagen por Resonancia Magnética (IRM, conocido como MRI en inglés) en tiempo real. A partir de ahora, los pacientes que no se hacían radioterapia debido a los peligros que implica, podrán someterse, a fin de eliminar el tumor, a una radiación focalizada gracias a la nueva tecnología. Su uso puede ser especialmente relevante para los enfermos de cáncer de páncreas y de próstata, y para quienes tienen metástasis en el hígado, en el abdomen y en el cuello.
¿Cómo funciona? El dispositivo de radiación, que lleva el nombre de MR-linac en inglés, escanea el cuerpo en forma continuada durante todo el examen, y en cuanto detecta el desplazamiento del tumor fuera de la zona designada se detiene la radiación, que se reanuda tan sólo después de llevar a cabo el ajuste necesario.
DispositivoDispositivo
El dispositivo reduce el número de radiaciones que va a necesitar el paciente.
(Tal Shahar)
Los Centros Médicos Asuta, situados en la zona de Ramat Hajaial, próxima a Tel Aviv, es el duodécimo hospital del mundo que ha adquirido el aparato, con un costo de millones de dólares.
“La radioterapia es un método excelente para eliminar un tumor, pero debido a la falta de precisión de los dispositivos existentes hasta ahora para tratar los tumores que se encuentran en zonas sensibles, no había más remedio que causar daño también a órganos sanos a su alrededor. Por ello, era sumamente difícil aplicarles radiaciones a estos pacientes”, explica el doctor Rafael Peper, director del Instituto Oncológico de Asuta. “El nuevo dispositivo nos permite curar un mayor número de tumores, y también causa menos efectos secundarios en los pacientes. Se trata del primer dispositivo en el mundo que nos permite ver el tumor y los órganos que lo rodean en tiempo real, y además aplicar una dosis muy alta de radiación”.
DispositivoDispositivo
Así es como crece y se desarrolla un tumor canceroso
(Ynet)
En el centro de la imagen se puede ver la zona del páncreas y las dosis de radiación que recibe. Alrededor del páncreas se encuentran órganos sanos a los que hay que evitar que llegue la radiación. En color azul oscuro se ve el hígado, en amarillo claro el intestino delgado, en rosado el estómago y en naranja el intestino grueso. Durante el tratamiento, el sistema –mediante imágenes de resonancia magnética– puede controlar de manera precisa la localización exacta del tumor y detener la radiación cada vez que éste se desplaza.
El dispositivo también contribuye a reducir el número de radiaciones que va a necesitar el enfermo: si hasta ahora había que aplicar una serie de 30 radiaciones a lo largo de seis o siete semanas, con la nueva tecnología serán suficientes cinco sesiones de radiación, que se pueden hacer en una sola semana.
“Han cambiado las reglas del juego en el terreno de las radiaciones”
El diario israelí Yedioth Ahronot (que integra el Grupo Yedioth e incluye este sitio web) se enteró de que otros centros médicos de Israel están negociando la compra de un dispositivo similar. “Se trata de un cambio de las reglas del juego en el terreno de la radiación; creo que dentro de unos años todos los centros médicos de Israel contarán con un dispositivo como éste”, señala el Dr. Peper.
Eyal (seudónimo), un paciente con cáncer de próstata de 67 años de edad, fue uno de los primeros que recibió este tratamiento en Israel. “Me descubrieron el cáncer hace un año. Al principio pensé en operarme, y me dirigí a un médico que me mandó a hacer un examen de resonancia magnética”, contó. “Me di cuenta de que iba a ser complejo debido a la ubicación del tumor. Investigué y fui a ver al doctor Peper, que me contó que estaba a punto de llegar al hospital un nuevo dispositivo perfectamente apropiado para tumores como el mío. Ya terminé las radiaciones, y he estado en control y revisión. Me siento estupendamente, no tengo efectos secundarios, y mi médico está muy satisfecho. Espero que esto realmente ayude también a otros pacientes”.
Por su parte, la doctora Dafna Levin, física principal del Instituto de Radioterapia de Asuta, agregó: “El acelerador del dispositivo nos permite obtener imágenes de resonancia magnética mientras se aplican las radiaciones, lo que no era posible hasta ahora. Una de nuestras primeras pacientes tiene cáncer de páncreas, y gracias a la nueva tecnología pudimos aplicarle una dosis altas radiaciones sin dañar órganos sanos, y su estado ha mejorado”.
Pese a que Asuta es un hospital privado, este tratamiento en su Instituto Oncológico es público. Es decir, con la presentación de un formulario de la sociedad médica, y sin costo para el paciente. Lo mismo es válido para el tratamiento con el acelerador.
First published: 19:17 , 29.11.19
Comentarios 0