El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, y el primer ministro Naftalí Bennett, con barbijos, durante una conferencia de prensa el año pasado.
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, y el primer ministro Naftalí Bennett, con barbijos, durante una conferencia de prensa el año pasado.
Moti Milrod
Para las y los israelíes ya no será obligatorio usar barbijos.

Nueva normalidad: desde este sábado Israel dice adiós a los barbijos

Símbolo de la pandemia y de la lucha contra el coronavirus, las mascarillas protectoras fueron durante bastante tiempo uno de los pocos modos de cuidarse de los contagios. La medida que obliga a usarlos se mantendrá en algunos lugares, como aviones, hospitales, centros de salud y otros lugares con alto potencial de infección.

Ynet |
Published: 23.04.22, 14:51
Este sábado a las 8 PM se retira uno de los símbolos de la lucha contra el coronavirus: ya no será obligatorio usar mascarillas en espacios cerrados, a excepción de vuelos, hospitales, centros de salud y varios otros lugares con alto potencial de infección.
Según se informó, los barbijos no serán obligatorios, después de casi un año. La última vez que se tomó esta medida fue en junio del año pasado, cuando el gobierno anterior al final de su mandato decidió levantar todas las restricciones. Pero menos de dos semanas después el nuevo gobierno anunció el regreso de la norma que obligaba a usar mascarillas, debido al aumento en el número de casos confirmados al comienzo de la cuarta ola.
2 צפייה בגלריה
Para las y los israelíes ya no será obligatorio usar barbijos.
Para las y los israelíes ya no será obligatorio usar barbijos.
Para las y los israelíes ya no será obligatorio usar barbijos.
(Shutterstock)
El Ministerio de Salud enfatizó que las máscaras aún deben usarse en lugares con alto potencial de infección: hospitales, clínicas y centros de salud, organizaciones que brindan servicios médicos de emergencia, instituciones de "protección de padres y madres" como hogares de ancianos e instituciones geriátricas, y vuelos internacionales. El ministerio recomendó que las poblaciones en riesgo continúen usando mascarilla en espacios cerrados.
Las dos restricciones que quedan son las pruebas obligatorias al aterrizar en el aeropuerto Ben Gurion y en los cruces fronterizos, y la obligación de cuarentena para todos los casos confirmados, incluidos los que están vacunados. En cuanto a aquella primera limitación, como se publicó esta semana en Ynet y Yediot Aharonot, cada vez hay más voces en el sistema de salud que piden al Ministerio de Salud que cancele la obligación, ya que Israel es uno de los pocos países del mundo en el que todos los que entran deben hacerse la prueba. Y el costo puede alcanzar cientos de shekels por familia.
El Ministerio de Salud está familiarizado con estas voces y se espera que mantenga discusiones sobre el tema. Al igual que con el tema de las máscaras, la presión pública y el hecho de que día a día estas pruebas son cada vez menos necesarias, todo esto puede acelerar el proceso de desmantelamiento del complejo de pruebas en el Aeropuerto Ben Gurion.
2 צפייה בגלריה
Aeropuerto Ben Gurión. Una trabajadora de la salud realiza un test PCR a un pasajero.
Aeropuerto Ben Gurión. Una trabajadora de la salud realiza un test PCR a un pasajero.
Aeropuerto Ben Gurión. Una trabajadora de la salud realiza un test PCR a un pasajero.
(Reuters)
En cuanto a la abolición de la obligación de cuarentena, en realidad se espera que ésta sea la decisión más difícil y significativa en la transición: en otras palabras, la falta de una distinción entre el coronavirus y otras enfermedades infecciosas cuando se trata de aislamiento será el sello oficial de que el evento, tal como lo conocemos, cambia significativamente. El ministerio aún no tomó una decisión, pero incluso en este caso la presión pública y la falta de legitimidad para ese diagnóstico acelerarán estos procesos.
"Hemos pasado por otra ola de coronavirus", señaló Bennett después de haberse tomado la decisión de quitarse los barbijos. "Esta vez el coronavirus también vino a mí, al igual que a muchos. Pero de nuevo: no cerramos el país, no detuvimos la vida, no hubo despidos masivos. Convivimos con la pandemia y pasaron las variantes de COVID-19, como Omicron."
El ministro de Salud, Nitzan Horowitz, informó, poco antes de que entrara en vigencia la flexibilización: "esta noche se abolió el deber de usar máscaras en lugares cerrados. Decidimos esto con discreción en vista de la disminución en todos los indicadores de coronavirus. En los hospitales y hogares de ancianos, las máscaras permanecerán. Esta es la continuación de nuestra política autoprobatoria de vivir del lado del coronavirus: proporcionar todos los medios para mantener la salud y no renunciar a la rutina libre de la vida".
Comentarios 0