Mark Lavie.
Mark Lavie.
Cortesía
Manifestación en la Plaza Tahrir en El Cairo, Egipto, durante la Primavera Árabe de 2011.

La "Primavera Palestina" no es un buen negocio

Opinión. La similitud más significativa entre las últimas protestas contra la Autoridad Palestina y la Primavera Árabe egipcia de 2011 es que la única alternativa concreta a Mahmoud Abbas y su tambaleante movimiento Fatah es un grupo terrorista, en este caso Hamás.

Mark Lavie - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 19.07.21, 09:58
Las manifestaciones contra el gobierno arrasan las ciudades. El régimen responde con violencia, golpeando a los manifestantes y arrestando a cientos. Esas acciones desencadenan más protestas y más arrestos.
Me refiero a Cisjordania, pero a mayor escala, podría haber sido Egipto en 2011. Es por eso que algunos observadores llaman a la actual ola de manifestaciones contra el gobierno de Mahmoud Abbas la "Primavera Palestina".
4 צפייה בגלריה
Manifestación en la Plaza Tahrir en El Cairo, Egipto, durante la Primavera Árabe de 2011.
Manifestación en la Plaza Tahrir en El Cairo, Egipto, durante la Primavera Árabe de 2011.
Manifestación en la Plaza Tahrir en El Cairo, Egipto, durante la Primavera Árabe de 2011.
(AP)
El levantamiento palestino, si eso es lo que resulta ser, comenzó con el brutal asesinato del activista Nizar Banat, quien criticó abiertamente al régimen de Abbas por sus abusos y corrupción
Vi en El Cairo cómo la Primavera Árabe de Egipto se desarrollaba y luego desaparecía. Por sus esfuerzos, los jóvenes manifestantes consiguieron, primero, un gobierno de la Hermandad Musulmana, y luego un nuevo régimen militar represivo en el lapso de dos cortos años.
Eso es todo lo que se necesitó para que la situación en Egipto volviera al punto de partida: de un dictador respaldado por el Ejército, Hosni Mubarak, a otro, Abdel Fattah el-Sisi.
Me tomó todo un libro explicar qué salió mal (“Primavera rota”), pero los paralelismos con los palestinos son sorprendentes. También lo son los contrastes.
Al igual que Mubarak, quien gobernó Egipto durante casi 30 años a través de una serie de elecciones amañadas, el presidente palestino Mahmoud Abbas se encuentra ahora en el decimoséptimo año de su mandato de cuatro años. Ha cancelado las elecciones en repetidas ocasiones, temiendo, probablemente con razón, que su principal rival, Hamás, llegue al poder. Recientemente, canceló los comicios programados para mayo, lo que provocó un malestar considerable.
El levantamiento palestino, si eso es lo que resulta ser, comenzó con el brutal asesinato del activista Nizar Banat, quien criticó abiertamente al régimen de Abbas por sus abusos y corrupción. Fue asesinado en una redada nocturna cerca de Hebrón en el sur de Cisjordania el 23 de junio. Informes confiables señalan que unos 20 policías de la Autoridad Palestina irrumpieron en su casa y lo golpearon hasta matarlo.
Estallaron protestas por la detención y ejecución del activista. Sin embargo, está claro que esto fue sólo el detonante.
4 צפייה בגלריה
Maryam Banat, madre del crítico de la Autoridad Palestina asesinado, Nizar Banat, durante una protesta contra el gobierno de Abbas.
Maryam Banat, madre del crítico de la Autoridad Palestina asesinado, Nizar Banat, durante una protesta contra el gobierno de Abbas.
Maryam Banat, madre del crítico de la Autoridad Palestina asesinado, Nizar Banat, durante una protesta contra el gobierno de Abbas.
(AP)
La popularidad de Abbas y su régimen ha ido cayendo constantemente durante años, a medida que su mandato presidencial plagado de corrupción se prolonga y se prolonga con poco que mostrar para mejorar la vida de su pueblo, sin alcanzar un acuerdo de paz con Israel o, alternativamente, derrotarlo
Maryam Banat, de 67 años, madre de Nizar Banat, crítico abierto de la Autoridad Palestina, exclamó consignas contra la Autoridad Palestina durante una manifestación de protesta por su muerte, en la ciudad de Ramallah en Cisjordania.
La popularidad de Abbas y su régimen ha ido cayendo constantemente durante años, a medida que su mandato presidencial plagado de corrupción se prolonga y se prolonga con poco que mostrar para mejorar la vida de su pueblo, sin alcanzar un acuerdo de paz con Israel o, alternativamente, derrotarlo.
Aquí está la similitud más significativa con Egipto de 2011: la única alternativa probable a Abbas y su tambaleante movimiento Fatah es Hamás.
En Egipto, los revolucionarios se dividieron en más de una docena de partidos políticos después del derrocamiento de Mubarak, continuando sus manifestaciones en el centro de El Cairo contra el régimen militar temporal que lo reemplazó.
Mientras tanto, los Hermanos Musulmanes salieron a las calles de forma más eficaz, movilizando a sus seguidores antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebraron. Ganaron ambos.
En Cisjordania, el movimiento gobernante Fatah liderado por Abbas se está dividiendo en facciones, peleando por candidatos y feudos personales, y perdiendo el apoyo de la gente debido a sus excesos y abusos. De la misma manera, el régimen de Mubarak perdió el respaldo de los egipcios debido a su represión dura y su corrupción.
Es una coincidencia que Hamás sea un brazo de la Hermandad Musulmana en los territorios bajo control palestino, pero no es una coincidencia que la organización terrorista palestina esté organizada de la misma manera que la Hermandad.
Hamás se presenta como una alternativa libre de corrupción, eficiente y solidaria al régimen prepotente e insensible de Abbas. Los 14 años de brutal gobierno de Hamás en Gaza deberían causado rechazo entre la población palestina, pero las encuestas indican que la organización terrorista tiene un apoyo considerable entre los palestinos de Cisjordania y, tal como teme Abbas, probablemente ganaría las elecciones presidenciales y parlamentarias.
4 צפייה בגלריה
Manifestación de Hamás en la ciudad cisjordana de Naplusa en 2019.
Manifestación de Hamás en la ciudad cisjordana de Naplusa en 2019.
Manifestación de Hamás en la ciudad cisjordana de Naplusa en 2019.
(Imagen de archivo)
En marcado contraste, si Hamás se apodera de Cisjordania, estará allí para quedarse. No habrá militares para "salvar el día"
Ahora las historias comienzan a divergir.
En Egipto, los restos del régimen de Mubarak en los tribunales y el servicio civil obstaculizaron al gobierno de la Hermandad en cada paso del camino.
Un año de caos impulsó a la gente a salir a las calles nuevamente para una segunda revolución, derrocando al gobierno electo de la Hermandad. Entonces, recuperaron a los militares, dirigidos por el jefe del Estado Mayor "retirado", Sisi. Todavía está en el poder.
En marcado contraste, si Hamás se apodera de Cisjordania, estará allí para quedarse. No habrá militares para "salvar el día".
Hamás eliminará a Fatah y sus fuerzas en Cisjordania como lo hizo cuando invadió Gaza en 2007, arrojando a los miembros de la facción rival desde las terrazas de los edificios.
Si los manifestantes piensan que se han ganado el derecho a seguir criticando al régimen, se encontrarán tras las rejas o algo peor, como lo hicieron en Egipto.
Y, por supuesto, como en Gaza, Hamás desviará recursos y suministros lejos de la gente para apoyar su propia plataforma, que contiene sólo un objetivo: la lucha contra Israel.
Esa política no molestaría a muchos palestinos, ya que Fatah ha convertido en ciencia el culpar a Israel de todo lo malo que sucede en el territorio que gobierna. Después de más de dos décadas de esto, muchos palestinos lo creen.
4 צפייה בגלריה
Una inusual manifestación en Gaza en marzo de 2019.
Una inusual manifestación en Gaza en marzo de 2019.
Una inusual manifestación en Gaza en marzo de 2019.
(Imagen de archivo)
Ellos vitorearán mientras Hamás dispara cohetes a Israel desde Cisjordania, y llorarán miserablemente frente a las cámaras cuando Israel tome represalias, entrenados como están para revolcarse en su sufrimiento a fin de tocar las fibras del corazón de sus partidarios en todo el mundo.
Eso dejará a Israel con varias opciones, ninguna de ellas buena:
- Soportar los ataques con represalias limitadas, como lo hace con Gaza.
- Eliminar a los líderes de Hamás responsables de los ataques.
- Lanzar una operación a gran escala para recuperar el control de Cisjordania y hacer frente a sangrientos ataques diarios y a la condena internacional.
Esos serían los resultados de un exitoso levantamiento de la "Primavera Palestina" que derrocara a Mahmoud Abbas y su movimiento Fatah.
Como dice el adagio, ten cuidado con lo que deseas.
Comentarios 0